“LOS ELENES”: EL BALNEARIO DE LOS RIOBAMBEÑOS – Edwin Chávez Medina

Actualidad

La aventura se iniciaba un fin de semana cualquiera. Ese día un grupo de amigos nos reuníamos muy de mañana en un lugar determinado para dirigirnos al balneario de “Los Elenes”.

Entonces éramos jóvenes, impetuosos, vitales, recorreríamos los 12 kilómetros que distaban al balneario, trotando. Nuestro equipaje era mínimo, apenas unas monedas para la entrada a la piscina y para el pasaje de regreso.

El balneario de “Los Elenes” se encuentra ubicado en el Cantón Guano en el valle de Elen, un idílico lugar antigua propiedad del capitán José Dávalos, padre de Magdalena Dávalos. Aquí se alojaron en 1738 los sabios franceses Charles María de la Condamine y Pierre Bouguer. Doña Magdalena Dávalos, (sobrina de Pedro Vicente Maldonado), una dama inteligente y culta fue la madre de Don José Antonio de Lizarzaburu, artífice de la nueva Riobamba.

Las aguas termales que alimenten la piscina de los Elenes, brotan de las entrañas del cerro de Langos, son aguas minerales y se descubrió que tienen cierta dosis de radioactividad.

El recorrido hacia el balneario lo hacíamos por un atajo, un árido chaquiñán bordeado por árboles de capulí, molles y cactus. En temporada de capulí, aprovechábamos para “capulicear” y comer esta fruta hasta el hartazgo. También cogíamos tunas, aunque luego pasemos toda la semana arrancándonos las espinas.

Llegábamos sudorosos y cansados al balneario. Un chapuzón en la piscina era la recompensa a nuestro esfuerzo. Las aguas un tanto frías no eran un impedimento para divertirnos con juvenil entusiasmo. En este lugar aprendimos a nadar por instinto la mayoría de riobambeños de antaño sin instructor ni profesores. También aprendimos a lanzarnos desde la plataforma, nadie quería quedarse atrás y venciendo el miedo nos tirábamos al vacío. Pero el desafío mas grande y arriesgado era lanzarse desde la terraza de los vestidores distantes un par de metros de la piscina. Hoy me estremezco al recordar lo audaz del hecho.

El regreso lo hacíamos en bus. Si sobraba algo de dinero, comprábamos las famosas “cholas” de Guano. Relajados y satisfechos llegábamos a Riobamba.

La antigua piscina de Los Elenes es uno de los mas gratos recuerdos de los riobambeños de antaño.

Actualmente el viejo y recordado balneario está abandonado y en proceso de destrucción, pero en su lugar se construyó un moderno parque acuático con todas las comodidades de rigor que incluye una hostería, restaurante, canchas deportivas, piscina con olas, etc. Vale la pena visitarlo.

FOTOGRAFIA: Del archivo de Antonio Fierro Tipán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *