Crónica. Madre e hijo «Volvieron a nacer» tras deslave

Actualidad

«Me quedé solo con la ropa que estoy puesto y mi perrito, he perdido todo», contó, Oswaldo Flores, uno de los afectados de la Armenia en Chunchi, quien, además, es familiar de los heridos, María del Carmen Yánez y Humberto Flores de 82 y 50 años respectivamente, quienes milagrosamente fueron rescatados con vida, tras ser arrastrados por el dantesco deslave ocurrido en Chunchi.

«Diosito es grande mi mamacita y mi hermano fueron rescatados por los bomberos, estaban una lástima, Humberto tenía las piernas rotas, le trasladaron al Hospital del Seguro a Riobamba y a mi mamá la dejaron aquí en Chunchi», explicó Oswaldo.

El jefe del Cuerpo de Bomberos de Chunchi, German Naranjo, aún con lodo en todo su uniforme, contó los momentos dramáticos que vieron para poder desaprisionar de entre los escombros a los sobrevivientes, «tuvimos que utilizar equipo especial las piernas del hombre estaban bajo el pilar de una vivienda, mientras que escuchábamos los gritos de la ancianita pidiendo auxilio, el agua y lodo estaba por todos lados, fue muy difícil sacar a los heridos, pero lo logramos, milagrosamente, pese a la tragedia, no hubo víctimas mortales», finalizó su relato.

Se contabilizaron al menos 20 viviendas destruidas, muchas más corren el riesgo de ser afectadas. Tres cantones han sido afectados, Chunchi, Alausí y Cumandá. El drama apenas comienza para los más de 120 familias quienes fueron evacuadas a albergues provisionales.

Hay que recordar que hace apenas 21 días Chuchi sufrió el embate de la naturaleza en el mismo sitio donde falleció un joven. Muchos creen que sería producto de las aguas de unas piscinas o tanques construidos en la parte alta.

«Nosotros pedimos – casi de rodillas – al Alcalde para que revise ese problema cuando murió nuestro vecino, porque ya comenzó a fisurar la montaña y hasta en la vía, y ahora nos pasa esta tragedia, nos hemos quedado sin nada», aseguró, Mercedes Lucero, quien evacuó donde un familiar ya que también se quedó sin nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *