La Cascarilla y el Cónsul de Colombia en Riobamba

Actualidad

Edwin Chávez Medina para El Diario de Riobamba

Cónsul de Colombia en Riobamba? Sí, como lo oyen, hace cien años había en nuestra ciudad una Oficina Consular de Colombia y su representante era el Dr. Ricardo O’Byrne.

¿Y cómo así teníamos un representante consular colombiano en nuestra ciudad? La historia se puede resumir en una palabra: la cascarilla, esa milagrosa planta oriunda de Ecuador que derrotó a la malaria una de las peores plagas que sufrió la humanidad. La infusión de la corteza de esta planta fue durante muchos años el único remedio que existía para combatir la malaria o fiebres palúdicas que causaba verdaderas hecatombes en las zonas tropicales del mundo entero. La zona oriental de nuestro país es el hábitat natural de la quina o cascarilla y hasta acá llegaron compañías interesadas en su explotación. El Gobierno ecuatoriano entregó muy alegremente extensos territorios de nuestro Oriente para que compañías extranjeras exploten sin problema este recurso natural, algunas de estas compañías eran colombianas y sus oficinas estaban en nuestra ciudad. La ciudad de Macas era el centro de acopio del producto que era luego transportado a lomo de mula a Riobamba y de aquí se embarcaban las cargas de cascarilla rumbo a Guayaquil para ser enviadas luego a Colombia y de aquí a los mercados de Europa y Estados Unidos. El auge de la cascarilla, con altibajos, se mantuvo hasta los años de 1860 cuando un botánico inglés llamado Richard Spruce, quien vivió un tiempo en Riobamba, saca de contrabando miles de semillas del árbol de quina y las lleva a Inglaterra. Los ingleses plantaron la cascarilla en sus colonias de extremo Oriente e inundaron el mercado mundial con un producto de mejor calidad que desplazó a la cascarilla ecuatoriana. Un breve repunte de la explotación de quina en el país se dio en las primeras décadas del siglo XX por efecto de las dos guerras mundiales, es cuando nuevamente compañías colombianas se instalan en el país para explotar al máximo la planta hasta casi hacerla desaparecer. Todo lo anterior motivó que el Gobierno Colombiano nombre a un cónsul de este país en nuestra ciudad para que represente los intereses de sus empresas, y el elegido fue el Dr. Ricardo O’Bryne Ayerbe. Una crónica de la época, 1925, habla de una numerosa colonia de colombianos residentes en nuestra ciudad.

El colombiano Dr. Ricardo O’Bryne además de tinoso diplomático era también odontólogo y fue uno de los primeros cirujanos dentistas titulados que ejerció en Riobamba. O’Bryne que había obtenido su título profesional en su país natal, se había especializado en New York. Un curioso aviso comercial de su Clínica Dental publicado en 1925 en un medio local dice lo siguiente:

“Dr. Ricardo O’Bryne Ayerbe. Cirujano Dentista. Especialista en Calzas y Puentes. Practica los trabajos más modernos en trabajos de cajas (Dentadura con paladar) y posee un secreto para darle al caucho tal solidez que resista a fuertes golpes sin que se rompa”.
Consultorio: Parque Maldonado, casa del señor Antonio Valdivieso.

Como se ve el Dr. O’Byrne no solamente cuidaba los intereses colombianos sino también la salud oral de los riobambeños.

FOTOGRAFÍA: Consultorio dental del Dr. Ricardo O’Bryan en Riobamba. Archivo Nacional de Fotografía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *